Cinema by Roberto I. Ercolalo (en español)

Muchas veces nos hemos preguntado el por qué de cada arte…

Como todos saben el cine ha ido evolucionando técnicamente a lo largo de las décadas, sin dudas, pero -a mi modo de ver- no tanto semánticamente. El hecho de ir adquiriendo nuevas tecnologías, indiscutiblemente amplía el espectro cinematográfico al brindar la posibilidad de realizar cualquier tipo de historia por más irreal u onírica que esta sea, pero el exceso de estas tecnologías fue reemplazando -quizás al obnubilarse debido a la infinidad de posibilidades- ese toque humano; mecanizando movimientos e incluso cambiando planos más significativos por una imagen en movimiento plenamente estabilizada.

Como ya se comentara en aquel escrito “Más humano que lo humano”, el 7mo arte fue perdiendo esa esencia única que caracteriza a toda representación artística: aparatos reemplazando personas -históricamente es algo conocido- y como en aquella histórica revolución, es cierto que la velocidad de producción se incrementa considerablemente, pero yo no me atrevería a comparar jamás un objeto realizado en serie por una máquina, con otro realizado manualmente uno a uno, el cual paralelamente de las terminaciones, tiene otro valor: originalidad, esfuerzo y parte del alma del creador en ella, ese objeto es único en el mundo.


Pienso que en el cine, masivo, ha ocurrido esto y es mi objetivo, humildemente, intentar volver a humanizar este arte que amamos, haciéndolo al menos desde mis films.

Parafraseando a “V de Vendetta”: Todo film es un símbolo, el hecho de hacerlo también lo es. Aunque un símbolo por sí solo no es nada, pero… con el apoyo de la suficiente cantidad de personas, un símbolo puede cambiar el mundo.

Este arte en algunas regiones está visto como mero entretenimiento… es doloroso ver tal cosa, es comparable a tener un ave enjaulada solo para contemplarla, cuando mientras esté encerrada -justamente- no podrá admirarse todo su esplendor, a la vez que se le estaría haciendo daño. Todo aquel entusiasta que la vea, observaría una imagen triste, pensando desanimado que eso es todo lo que puede dar ese ave. No dejemos que “enjaulen” así al cine, puede dar muchísimo más que eso.

Siempre sostengo que el cine es la cosa más cercana a la magia en este mundo. Es una herramienta para poder unir a las personas, de todas las culturas, en una sola historia, en una sola pantalla, y compartir esa visión cuyo lenguaje universal, es capaz de crear emociones, sentimientos, risas, llantos, reflexiones… Estamos hablando de algo que trasciende lo mundano, no lo confundamos con mero entretenimiento, si bien es una de sus tantas característica, no confundamos la parte con el todo.

Un film es un mensaje, pero no tan solo eso, ese mensaje está empapado de la esencia de su realizador, lo hace único, su visión, sus tiempos, sus ritmos. Ya lo dijera Fellini: “Todo arte es autobiográfico”, cada realizador deja una parte de sí en cada film, luego de toda una carrera, al contemplar toda su filmografía.. se podrá visualizar al artista de trasfondo, a través de esas imágenes, sus ideas, su voluntad, su filosofía... su ser.

*Repost on the Buenos Aires International Film Festival (Bue.IFF) * https://www.bueiff.com/2019/05/cinema-by-roberto-i-ercolalo/

4 views0 comments
© 2021 Roberto I. Ercolalo - Writer, Director & Producer